Excerpt for Doctor Saca Leche. Un Relato de Lactancia Erótica by , available in its entirety at Smashwords

This page may contain adult content. If you are under age 18, or you arrived by accident, please do not read further.

Doctor Saca Leche

Un Relato de Lactancia Erótica



Devora Mela

Cuentos Cortos y Calientes



Derechos de Autor

© Devora Mela, 2017

Publicado por Devora Mela en Smashwords

Este libro es un trabajo de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son productos de la imaginación del autor o han sido usados de manera ficticia y no deben ser interpretados como eventos reales. Cualquier parecido con personas, vivas o muertas, eventos actuales, locales u organizaciones es coincidencia.

Todos los derechos reservados.

Ninguna parte de este libro puede ser reproducida, copiada o distribuida de ninguna manera sin permiso expreso del autor, salvo en casos de extractos breves citados en artículos de crítica o reseñas.

Todos los eventos que tienen lugar en este relato son ficticios, por lo que embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual no ocurren, a menos que formen parte de la historia. En la vida real, tener sexo sin protección puede tener graves consecuencias permanentes; por favor, recuerden esto y siempre usen protección adecuada y hagan pruebas necesarias para asegurar que su pareja o ustedes mismos no sufran los estragos que pueden surgir de una enfermedad venérea o un embarazo no planificado.

Este libro está destinado a personas mayores de 18 años, ya que contiene escenas sexualmente explícitas. Todos los personajes en este obra son mayores de 18 años.

Índice

Doctor Saca Leche. Un Relato de Lactancia Erótica


Acerca de la Autora



Doctor Saca Leche

Un Relato de Lactancia Erótica

Con 19 años de edad ya creía conocer mi cuerpo, pero un día sentí como mis senos se endurecieron, estaban hinchados y duros, apenas rozarlas me producía dolor, por lo que ni siquiera podía colocarme el brassier. Y si eso no era suficiente, entonces noté como mi blusa de algodón suave tenía dos círculos mojados. ¡Leche se estaba chorreando de mis pezones!

Naturalmente me asusté. Eso nunca antes me había pasado. Así que llamé al consultorio del Dr. Mendoza. Por suerte, su secretaria pudo apuntarme una cita para esa misma tarde, así que a las 4:30 pm estaba sentada en la sala de espera.

Me había colocado una blusa limpia y una chaqueta encima del brassier, pero sentía que aquella última prenda estrangulaba mis senos ahora hipersensibles. Hubiese preferido no ponérmelo, pero como me desarrollé jovencita y fui la primera de mis amigas en tener tetas, también resultó que las tengo enormes, así que andar sin sostén es muy obvio en mi caso. Siempre había pensado en mi busto como mi mejor atributo, pero en estos momentos sentía que tenía dos piedras del tamaño de melones en mi pecho.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-2 show above.)